La danza del vientre puede aumentar tu confianza y autoestima al corregir, reforzar y elevar las muchas cualidades que te convierten en la mejor persona que puedes ser.

La personalidad de una persona se refiere a sus características de nacimiento. Por ejemplo, escuchas declaraciones sobre cómo nació feliz y de espíritu libre. Otro ejemplo que se escucha a menudo es que la persona es introvertida o extrovertida.

Independientemente de sus características innatas, el desarrollo de la confianza y la autoestima se considera parte de su carácter. Construimos nuestros rasgos de carácter aprendiendo y cambiando nuestro comportamiento. Una frase común que se escucha a menudo es … “Ella o él es una persona honesta y confiable.

Independientemente de nuestra personalidad inmutable (porque con eso nacemos), podemos mejorar nuestro carácter aprendiendo y cambiando nuestros comportamientos. Aprender a bailar la danza del vientre ayuda a desarrollar nuestra confianza y autoestima, independientemente de nuestro tipo de personalidad.

Perdemos la confianza y la autoestima cuando nos sentimos nerviosos, inseguros y avergonzados de nuestro ser.

Esto puede corregirse mediante un conocimiento correcto y fáctico. Saber que el conocimiento de la danza es correcto es importante para no cometer errores o generar malos entendidos en la comunicación.

La práctica es fundamental para que podamos realizar los movimientos con la mayor precisión posible para su corrección y, en el caso de la danza étnica o folclórica, debe ser históricamente precisa tanto como sea posible para no insultar a la cultura representada.

El docente juega un papel fundamental en el análisis y corrección de movimientos para reforzar que los pasos y movimientos del baile sean precisos y bien ejecutados. Esta es una formación adicional que fortalece los conocimientos.

Es estimulante tener el conocimiento, las habilidades y el talento para bailar o actuar de la mejor manera con o sin audiencia.

La experiencia más aterradora para un estudiante es su primera actuación pública. Pero por estar preparada, los aplausos y comentarios del público la recompensan con confianza y autoestima.

Mi experiencia como instructora de danza del Medio Oriente muestra que, independientemente de si eres extrovertido o introvertido, eso no significa que tengas confianza. Un extrovertido puede presumir y ocultar el hecho de que no tiene confianza. Un introvertido puede ser callado, pero tener mucha confianza.

En el aula todos los alumnos se divierten, ya que este baile es muy divertido. También es reconfortante ver cuántas otras mujeres interactúan socialmente y les gustan otras con intereses similares. Durante las clases se desarrollan muchas amistades duraderas. Un vínculo se produce al hacer que cada mujer se sienta fuerte y segura y capaz de superar cualquier pensamiento o influencia negativa.

La danza del vientre es una experiencia íntima de conciencia mental, física y espiritual, a diferencia de cualquier otro estilo de danza, porque es una danza que muestra el ser interior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts